"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

EL ARTE DE LA PESCA. LUISA ETXENIQUE

El arte de la pesca es un libro singular. Lo encontré de casualidad, huroneando en una librería de Bilbao, y me llamaron la atención su formato editorial poco corriente y que no fuera una novela. Ya conocía a Luisa Etxenique como novelista, ensayista, traductora y emprendedora cultural. Sin embargo, El arte de la pesca no era ni una novela ni un ensayo. Tampoco un libro de poemas. Al menos, no un libro de poemas al uso.

Según ella misma declaraba, Luisa había reelaborado un fragmento de una de sus novelas para construir “otra cosa”. Tal como le leí después en una entrevista: «Un género intermedio, fronterizo: …. como una intriga que va progresando, con un componente narrativo que convierte el libro en una especie de novela super-condensada, pero por otro lado, en la forma, se edita cargado de sugerencias, con una autonomía de los escritos propia de un poemario. Hay un aire de mestizaje, con una historia que contiene otras historias, como un juego de muñecas rusas”

Sin embargo, aquella tarde en Bilbao yo no sabía lo que Luisa había querido hacer con su libro, solo que el texto me atrapaba. Me atrapaban su propuesta temática y su estilo innovador. Y, también, que funcionara desde el principio en un doble plano: el de la inevitable y manifiesta violencia del pescador hacia su presa y el de esa otra violencia – por solapada e insidiosa no menos cruel – de los adultos con los niños. Eso que unas veces llamamos “educación” y otras “vida de familia”.

Sobre todo me atrapaba su peculiar modo de contar, a la vez tierno y brutal, descriptivo y lírico, realista y metafórico, directo y elíptico. Tuve la sensación de que más que elaborar un texto híbrido, Luisa se había adentrado en una narrativa intertextual, una lograda fusión de poesía y prosa, de decires y silencios, de palabra impresa y espacios en blanco, perfectamente adaptada a la historia que pretendía narrar.

Un poema donde había narrador (o más bien, narradores), personajes, acción, diálogos, situaciones, argumento y que, pese a ello (o tal vez por ello), era, sin duda, un poema. Un poema cuyas estrofas, ¿o debería llamarlas secuencias?, se articulan de un modo capaz de transmitir las distintas variantes – brutales en ciertos casos, sutiles en otros, inquietantes siempre - de una compleja y opresiva atmósfera. “Al fin, forma y fondo siendo una y la misma cosa” me dije.

Por si fuera poco, el libro venía acompañado por su propia música. Un pentagrama compuesto expresamente para él por Borja Miguel.

Desde entonces lo he releído varias veces y lo he recomendado a menudo. El arte de la pesca es uno de los mejores libros de poesía que he leído en 2015 si no el mejor.

Luisa Etxenique nació en San Sebastián. Ha publicado las novelas El detective de sonidos (2011), El ángulo ciego (Premio Euskadi 2009), Los peces negros (2005), Vino (2000), El mal más grave (1997) y Efectos secundarios (1996), las colecciones de relatos Ejercicios de duelo (2001), y La historia de amor de Margarita Maura (1990). Sus relatos han sido incluidos en numerosas antologías. Es autora, junto con el físico Gustavo Swartz, de la obra de teatro La Entrevista. Ha traducido del francés a Jacques Roubaud, Claude Lanzmann, Virginie Linhart y Jean-Michel Maulpoix. Dirige el festival literario Un mundo de escritoras. En 2007 recibió del gobierno francés la distinción de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras, y en 2013 la Medalla al Mérito Ciudadano del Ayuntamiento de San Sebastián.


Mitxel Ezkiaga. Luisa Etxenique narra una historia de violencia bajo la metáfora de la pesca. El Diario Vasco. San Sebastián, 18 julio 2015