"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

El elogio de la sombra. J. Tanizaki

El elogio de la sombra.  Januziro Tanizaki.

Ediciones Siruela

Quien desee comprender las claves fundamentales de la estética japonesa tradicional, o simplemente acercarse a un modo tan característico como único de concebir el tiempo y el espacio, debería leer este breve opúsculo escrito hace casi ochenta años. En él se nos desvela cómo la cotidiana proximidad a las formas, rumores y olores de la naturaleza; el empleo de la madera, el papel y la piedra como materiales constructivos; y, sobre todo, el juego de los claroscuros, con sus potentes efectos sobre los espacios y los planos, sobe los colores y las texturas, han ido construyendo un estilo habitacional y un modo de vestir - y hasta de hablar y de moverse – cuyo núcleo central es la sombra concebida como refugio y como esencia, como expresión del individuo y como anuncio de la inmortalidad.

Tanikazi nos cuenta todo esto enlazando con suave naturalidad decenas de ejemplos de la vida cotidiana: la ubicación y características de los retretes en la casa japonesa tradicional; el papel de los tejados y aleros diseñarlas; los simbolismos asociados al hecho de cocinar y de servir los alimentos; las diferencias entre las vajillas japonesas y occidentales; los distintos usos del vidrio, del jade, o del cristal de roca; las utilidades y significados de las estufas, las lámparas y los candelabros; la penumbra como elemento central de la decoración de espacios, del vestido, el maquillaje o el teatro no; y, ante todo, el papel de la laca – y de las relaciones entre la laca y la sombra - en la artesanía japonesa. Para él, la luz atenuada, indirecta y generadora de sombras, nos permite experimentar “el sentimiento de que el aire en esos lugares encierra una espesura de silencio, que en esa oscuridad erina una serenidad eternamente inalterable”. Y añade: “Cuando los occidentales hablan de los misterios de Oriente es muy posible que se refieran a esa calma algo inquietante que genera la sombra cuando posee esa cualidad”.

Situadas en una encrucijada determinante de la sociedad japonesa, con un pie en el mundo tradicional y otro en el acelerado proceso de occidentalización – segunda guerra mundial incluida - que habría de cambiar el país para siempre, y hechas por un hombre convencido de la inevitabilidad de dicha transformación, directas y refinadas, las reflexiones de Tanikazi poseen la sutil melancolía de quien sabe que, pese a los esfuerzos, mucho valioso se perderá en el cambio, y la intransferible cualidad, la poesía y la magia misma del objeto que tratan.

Jonuchiro Takinazi nació en Tokio en 1886 y murió en Kanagawa en 1965. Influido por Poe y por los simbolistas franceses, se le considera uno de los maestros de la novela japonesa contemporánea.