"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Tiempo y Materiales. Robert Hass

TIEMPO Y MATERIALES. Robert Hass

(Bartleby editores, edición bilingüe)

Poco importa que este libro ganara el National Book Award en 2007 y el Pulitzer en 2008. O que su autor se desempeñara como poeta laureado de los Estados Unidos de 1995 a 1997. Mucho menos que este haya sido su primer libro traducido y editado en España. Importa lo que contiene: poesía de alta densidad, creación en estado puro. Sigmund Freud sostenía que las principales fuentes de frustración de los individuos en las sociedades modernas eran que, a la larga, estos siempre pierden sus batallas con la Naturaleza, la Sociedad y el propio cuerpo y, de un modo u otro, lo saben. Hass es un poeta con una elevada conciencia ecológica, social y ontológica (no solamente corporal sino vivencial en un sentido amplio) capaz de moverse con una estudiada combinación de registros (lirismo clásico, discurso interior, diálogos, diatribas, referencias culturales e históricas, citas y elaboraciones al modo de otros…)  en esos tres planos para producir poemas tan hermosos como significativos.

Resulta difícil destacar algunos. Desde el brevísimo Iowa, Enero (“En las largas noches de invierno se estrechan los sueños del granjero,/entra en el surco una y otra vez”) de corte casi japonés, a los característicos El mundo como representación (dramático, existencial, autobiográfico), El Estado del planeta (verdadero tratado de ecología poética) o Un Poema (ejemplo de poesía de denuncia de la política exterior de los EEUU, continuado en el muy militante La guerra de Bush), pasando por sus evocaciones de Horacio, Milowsz y Transtömer, o al más juguetón y vanguardista que da título al libro, cada poema construye en torno a sí un universo consistente y propio. Personalmente,  he disfrutado con los de corte más imaginista (A la manera de Trakl, La dificultad de describir un árbol, Pareja de delfines, Poema con un pepino dentro) tal vez porque a Hass parecen gustarle los mismo pintores que a mi (Renoir, Klee, Van Gogh, Klimt, Hooper…), y me recuerdo de joven disfrutando la poesía de W.C. Williams. Si acaso, seleccionaría Esa Música, un sobrio poema de tan solo ocho versos que a mi modo de ver sintetiza de forma inapelable la ética y la estética del autor.

En España deberíamos leer más poesía norteamericana contemporánea (y no solo a Ashbery, también a Levine, a Strand, a Glück, a Olds…) - y aprender de paso cómo tratan allí a la poesía y a los poetas las Universidades, las Editoriales y las Administraciones. Afortunadamente, cada vez más lo hacen. Y empiezan a aparecer buenas ediciones bilingües entre nosotros. Si yo tuviera que recomendar un solo libro de esa ya nutrida lista de buenos libros de poesía norteamericana, ese sería Tiempo y Materiales. Lo compré cuando salió y sigo releyéndolo. La edición, muy cuidada, lleva un buen prólogo de Jaime Priede.