"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Francisco Caro

Francisco Caro

 

Profesor de Geografía e Historia en institutos de Madrid, natural de Piedrabuena (Ciudad Real, 1947). Poeta de edición tardía es autor de los poemarios: Salvo de ti (Ediciones Vitruvio, 2006), premio de la Asociación de Escritores de Castilla-La Mancha 2004; Mientras la luz (Ciudad Real, 2007) colección Ojo de Pez BAM; Las sílabas de noche (Valdepeñas, 2008) Premio “Juan Alcaide” 2007; Lecciones de cosas  (Zaragoza 2008) Premio “Ciudad de Zaragoza” 2008;  Calygrafías (Gijón 2009) Premio “Ateneo Jovellanos” 2008; Desnudo de pronombre (Las Palmas 2009) Accésit premio “Tomás Morales” 2008; Cuaderno de Boccaccio (Alcalá 2010) Premio Ciudad de Alcalá 2009; Paisaje (en tercera persona) (San Sebastián de los Reyes 2010) Premio José Hierro 2010.  Paco Caro cree que el poeta debe remarcar, con tiza leve, los bordes de las cosas, los territorios que quedan entre las palabras y el vacío. Y que en esa labor debe ser fiel a su subjetividad. 

 

Bosque

 

Las desgajadas, secas.

El hombre mira

bien que estén secas.

El haz crece, su brazo. Sólo busca

calor y las recoge. No todas,

él las prefiere

primero débiles,

han de

prender la lumbre, el temblor

de la llama que inicie, bien lo sabe

 

luego, las recias.

 

Su cuidado procura, cada noche,

sostén al fuego. Aún

ignora si las brasas

que pudieran salvarle

llegarán. Al final, cuando los hielos fuertes,

con los odios más fuertes.

 

Con paciencia recoge

- igual que hiciera ayer,

lo mismo que mañana- como si fueran leña

palabras en el bosque. Tiene frío y está

despidiendo la vida.

 

De Paisaje (en tercera persona)

Sobre la arquitectura 

 

De circunstancias,

como susurro,

como párvula brizna,

mínimo debe

nacer,

manantial, el poema

 

luego hacedlo crecer en la intención,

forjadle tenso el ritmo, sin sofoco,

que nunca se derrame

ni os domine

como a veces pretende,

que no os tema,

conducidlo

sereno a su final llevándole la mano

 

debéis entonces

hacerlo fenecer en tal manera

-y cerraba su puño

Boccaccio de Certaldo-

que los lectores sientan

como la misma nada su silencio.

 

De Cuaderno de Boccaccio

 

 

 

Forma

 

Porque sabe

que brota

para guardar

el miedo,

el poema

se ahonda,

tiene forma

de pozo

 

crece conmigo

(vacía tierra)

 

a buscarse,

a contar

a las aguas

la muerte vista.

 

De Calygrafías