"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Francisco J. Castañón

Francisco J. Castañón (Madrid, 1961). Escritor y periodista. En la actualidad es redactor del periódico Estrella Digital y de la revista digital Entreletras. Ha sido Bibliotecario y presidente de las Secciones de Literatura y de Derechos Civiles del Ateneo de Madrid. Ha publicado los poemarios Fuenfría (Verbum, 2004), A cuenta del Albur (Visión Libros, 2010), Las horas indultadas (Verbum, 2011) e Identidad (Vitruvio, 2016). Es autor de diversos ensayos sobre literatura e historia del siglo XVIII. Junto a los periodistas Joaquín Vidal y Eva Díaz Arévalo, publicó Diccionario de la corrupción (Nostrum, 2016. Muchos de sus escritos pueden leerse en su blog: http://escritoadrede.blogspot.com.es/

Tortuga de acuario

La metódica tortuga del acuario

tiene cara de poeta escarmentado.

Al igual que los sabios rasos prefiere

vivir con los pies en el agua.

Y relamerse con ese don escaso

de quien sabe jugar a ahondar

con la mirada.

Y contemplar a paso de tortuga

esas certezas que sin pausa

nos atraviesan y nos vencen.

Escogiendo contentarse

con fatigadas coartadas

y con intrépidos vocabularios,

para ensamblar en su pecho esclarecido

la coraza lacerante y acerada

de las purificadoras revoluciones interiores.

(De: Identidad, Vitruvio, 2016)

Máscaras

Un día más sumido entre las máscaras

que cordiales nos sostienen y se muestran

en cada coyuntura de intensidades desiguales.

Entre esas máscaras tratables

o sin codiciarlo envilecidas,

por complicidad acogedoras

o con las tensiones bien fijadas

para dar la cara a la intemperie.

Máscaras empecinadas que digieren

nuestras soledades, nuestros vigores desfondados

y los efervescentes deseos.

Máscaras para esas horas fuera de cobertura

en las que el juicio con aplicación recomponemos.

Máscaras que cristalizan en este ámbito

de estridencias y de aristas,

de naufragios y premuras, donde la respuesta

es apretar los dientes con audacia

y tirar de la sangre hacia adelante,

donde los indicios danzan y al alza

ponderan el valor de escuchar esas miradas

de los rostros desconocidos y comunes,

contra su voluntad cerrados

a la cordialidad y a los apegos.

(De: Identidad, Vitruvio, 2016)