"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Manolo Romero

Manolo Romero (Guareña, Badajoz, 1948) Gran tipo, poeta barroco y originalísimo autor de una extensa obra: Bestiario I, Corral de versos y buriles, Bestiario andaluz, Bestiario II, Bestiario de Cabárceno, Bestiario III, Bestiario de los fogones, Música de sombras (Premio Tiflos, 2003), Cancionero de la horas (Premio Antonio Oliver, 2004), Música de sombras II, Botania para Innsbruck, Bestiario (Antología), Algo más que ser (Premio Rafael Morales, 2007)

_____________________________________________________________________

MURCIÉLAGO

Fue el mayor zascandil del cuaternario,
el crápula y pendón del paraíso,
errático, giróvago, indeciso,
desgalichado y revolucionario.

Pudo haber sido arcángel o canario,
pusilánime Adán; pero no quiso
dejar la noche y claudicar sumiso
a su rancio abolengo estrafalario.

Y así fue degradado y destiempado,
pero a él le importa un pito y zanganea,
zurce la noche, danza desbragado,

bebe, fornica, fuma, se relaja…
y un prehistórico vals garabatea
con vuelo sifilítico y tartaja.

De: “Bestiario I”

SONNERIE
(11 h. Plaza de la Magdalena. Córdoba)

¿En esa iglesia tan vacía
hay un violagambista okupa?
¿Fue el que nació en la raya blanca
de aquel paso de cebra
cuando estaban en flor los cinamomos?
su perra albina vive en los tejados.
A las once, todos los sábados,
¿dónde va el pálido andarín?
¿quién levantó la herida de la almohada?
A las once, todos los sábados,
suena en la plaza de la Magdalena
la Sonnerie de Marin Marais,
rebanando la luz de Córdoba
el ostinato sale por las ventanas,
contagia sus zureos a las tórtolas,
hace temblar las casuarinas,
abreva en la pila de mármol
y entra por el rosetón.
La Sonnerie por los balcones,
por las archivoltas y el parteluz,
por las ruinas islámicas,
en la constelación de los jazmines…
Para esta música manó la piedra
de las fuentes de magma
y los albañiles lo averiguaron
en los ojos de los veneros,
en la cuenca de la laguna…
y sigue la Sonnerie de Marais,
es el círculo que está dentro
de otro círculo, dentro de otro círculo…
La Sonnerie de Marin Marais
por los grafitis de las tapias sucias :
La maldita costumbre de la guerra,
la vida es un cadáver exquisito.
Chico blanco alcohólico busca
poesía en los labios de una niña
¡ay, cuánto me estorba mi cuerpo!
Se busca cuerpo
para compartir alma…

Salió hace un rato, se fue solo,
se fue solo…
sonó el teléfono y hablaron
los jazmines…
se fue solo, decían los jazmines.
Chico blanco alcohólico,
tú con tu amor perdido,
yo con mi duelo, el ostinato
de la Sonnerie abre las persianas,
huele a café mientras despierta
la poesía en labios de una niña
que se asoma al balcón.
Ella monta con su mirada
los andamios del universo.
Yo que llegué tan tarde
a esto de la vida… tan tarde…
dice la niña al chico blanco
alcohólico de la Sonnerie
de Sainte Geneviève du Mont-de-Paris
ya agotándose, tan tarde…
el chico blanco
que acompaña la perra albina
a buscar la frescura en los tejados.

De “Algo más que ser”