"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Paco Montesinos

Auto ( anti ) biografía:
 
Debo confesarles que me colé de rondón en este mundo de las letras, gracias a mi facilidad natural para causar en los demás una cierta y para mi inexplicable impresión de calidad poética.Nada más lejos de la realidad como queda patente en estos dos poemas y en un librito: Palabras a destiempo, que mi buen amigo Alberto me animó a publicar e incluso presentó.

————————————————–

Esto que sigue

La diferencia
entre un mal churro
y un mal poema
es que éste es más grasiento.

Cientos de ellos
se insinúan a uno y otro
aguardando a  su editor azul
en las tertulias.
Hasta que la ilusión,
(tener un hijo, plantar un árbol… )
acorrala el bolsillo y nace un libro
destinado a poblar anaqueles amigos.

Por alusión el churro,
“Un churro andaluz”
Buñuel-o interminable,
espiral surrealista,
sin Torres Muñoz
ni otras metáforas.
Naufraga en oro hirviendo
rosca de masa leve.
Tras reflotar el pecio,
un plato duralex,
como de Antonio López,
es altar de la ofrenda.

La diferencia entre un buen churro
y un buen poema
es que aquél no resiste
el discurso del tiempo.

Las rosas que jugaban

Las rosas jugaban,
como juegan todas las rosas,
a despeinar al viento
aquella primavera de ajedrez
y esperanza.

Peones-hombres.
Unos vestían la voz
y la palabra,
los otros la suprema razón
de los fusiles.

Fue efímera aquella primavera,
cuando en lugar de rosas
llegaron a destiempo
las orugas.