"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

El derecho de nombrar

El derecho de nombrar

Alberto Infante convoca a los poetas nacidos después de 1960, con Madrid como suprema coartada poética

 

Rafael Fraguas, El País 9 JUN 2012 - 00:47 CET

 

Las antologías son compendios de quehaceres escritos que procuran al público lector la visión panorámica de un género literario. Las antologías poéticas deberán incluir, además, no solo los mejores versos de los poetas mejores, sino aún el hilo conductor, poético a su vez, que enhebre con criterio y en un todo supremo los versos elegidos.

Tal es el desafío que el antólogo y médico sobrevenido en poeta, Alberto Infante, ha logrado vencer con Doce más uno, una antología de poetas madrileñ@s, recientemente editado por Jesús Ayuso. Infante reivindica para los poetas el derecho a nombrar, fuero acosado por numerosos y malsanos agentes.

Por las páginas de su antología se filtra el latido del alma de Madrid sentido desde la piel y el corazón de orfebres de versos nacidos a partir de 1960: la laureada Julieta Valero junto a quien destella la emoción de Begoña Montes y la ardiente valentía de Rebeca Álvarez Casal del Rey, alegato desmitificador del ideal femenino contemplado al varonil modo; o Marta Agudo, con su sintaxis de la mística.

Cabe recrearse en la veterana maestría de Jaime Alejandre, en la contundencia verbal de Julio Mas, la desenvoltura de Alfonso Berrocal y en la sinceridad de Francisco Cenamor. De Pablo Méndez, brilla su esencialidad; de Alex Portero, sus gestas; los contundentes infinitivos de Luis Luna casan con la sustantividad de Raúl Nieto y el broche lo pone Antonio Daganzo: “La más cumplida forma de toda la nostalgia está en Madrid”. Libro, pues, recomendable para evocar cuanto en la ciudad hoy late, pena y vive.

Doce más uno. Una antología de poet@s madrileños actuales. Selección y presentación de Alberto Infante. Endymion Poesía. 14 euros.