"Nada es real hasta que se experimenta" John Keats

Una dulce travesía. A Álava. Deia, Bilbao 29 junio 2018

CATORCE barcas de diferente edad, forma, color, tamaño… catorce barcas que navegan sobre olas de palabras, catorce barcas que tienen el mismo destino: provocar emociones en el océano palpitante del lector. Voces del Nervión es una antología de catorce autores, cinco mujeres y nueve hombres. Todos ellos empapan sus almas con las aguas de la ría del Nervión y del sirimiri de la villa de Bilbao, lugares que, por una razón u otra, les tocan de cerca, e invitan al lector a emprender una dulce travesía por las costas de la juventud perdida, de los miedos propios y ajenos, de la negación, de la pasión, del amor, del olvido, de los sueños, del hambre, de la miseria… El empuje del viento Norte lo lleva a diferentes puertos; con sutileza y lenguaje pulcro, en castellano excepto dos poemas en euskera, los poetas muestran los lugares acogedores, los recovecos que se encierran en sus corazones. Resulta un placer refugiarse, adentrarse entre las callejuelas que este libro nos ofrece, es imposible resistirse a degustar sus exquisitas raciones de versos; algunos clásicos con sabor intimista, de experiencias vitales, otros con sabor a protesta y reivindicación, que reflejan preocupaciones de la vida cotidiana de la gente. Entre líneas aparecen dudas y respuestas, que a su vez llevan a otras dudas y a otras respuestas… Palabras que se realimentan y que son una delicia para el paladar del lector hambriento de poesía.

La editorial Vitruvio ha tomado el timón de esta travesía que zarpa con un prólogo del escritor Alberto Infante, quien también ha seleccionado a los autores. Como muy bien explica el antologista, todos los que están son; pero seguramente no todos los que son estén. Las antologías suelen excluir más autores y autoras que los que incluyen, y en Voces del Nervión se han buscado criterios de inclusión como haber nacido o estar afincado en cualquier población de la ría de Bilbao, estar vivo en el momento de publicar el texto, haber publicado dos libros de poesía y el último, el más subjetivo, es que los poemas fueran buenos. Las palabras del prólogo llevan al lector a reflexionar sobre el acto de escribir poesía. «Seguir una determinada moda es una cosa, escribir poesía otra. La poesía exige cualidades especificas. Exige pasión, indagación, habilidad para descubrir, sutileza, capacidad de asombro… También un propósito. Sin duda, el poeta y la poeta escriben porque necesitan hacerlo. Y al hacerlo inevitablemente se preguntan sobre por qué lo hacen». Pregunta y respuesta que el lector descubrirá en los poemas de este libro. También en ellos verá emerger la rebeldía contra el sistema imperante y su tendencia a mercantilizarlo y a cosificarlo todo, rebeldía que según el antólogo suele estar en el origen del empeño por hacerse poeta.  Y, quizá, quién sabe si al leer estos magníficos textos el lector o la lectora descubran que son otra barca que ha estado demasiado tiempo con el ancla echada y necesita zarpar. ●